PUBLICADO EN "GUADALAJARA 2000"

20.01.2012 14:49
El Centro Especial de Empleo de Aprodisfigu no puede con la crisis y deja en la calle a 63 de sus 68 trabajadores
La Asociación Provincial de Disminuidos Físicos de Guadalajara ha planteado un Expediente de Extinción de Empleo que sólo deja fuera a cinco empleados; 3 que trabajan en el centro de lavado de Dávalos y otros dos encargados del punto de información del edificio de servicios múltiples. Cierran ante los despidos los quioscos de prensa, los bares de dos centros sociales, la tienda de golosinas de la estación de autobuses y la zona de manipulados de Cabanillas del Campo.
Todas las historias de frustración y angustia que está dejando la interminable crisis que padece el país son dramáticas, aunque algunas más que otras. Una de las más funesta nos llega esta semana desde el Centro Especial de Empleo de la Asociación Provincial de Discapacitados Físicos de Guadalajara (Aprodisfigu), que ha planteado un Expediente de Extinción de Empleo que, en caso de ser aprobado por Trabajo, dejará en la calle a 63 de sus 68 trabajadores, todos ellos afectados por diferentes tipos de discapacidades físicas y sensoriales.
Según explica el responsable de la Federación de Servicios de UGT, Félix Frutos, el centro lleva años arrastrando un pesado lastre de deudas, de caída de ingresos por la caída de la producción y del retraso en el cobro de las subvenciones por parte de la Junta de Comunidades. Una situación insostenible y agravada, según Frutos, “por la mala gestión de la junta directiva de Aprodisfigu”. “Durante los últimos tiempos se han llevado a cabo otros cuatro expedientes temporales con el propósito de dar viabilidad al centro. Pero lejos de mejorar, la situación ha ido empeorando. Ahora, tras revisar toda la documentación hemos comprobado que ni la carga de trabajo ni la situación financiera permiten el mantenimiento de los puestos de trabajo”, reconoce con frustración el responsable de la FES-UGT.
Cierre de quioscos de prensa y de la zona de manipulados de Cabanillas
Así las cosas, el Expediente de Extinción de Empleo al que se ve abocado el Centro Especial de Aprodisfigu dejará en el paro a 63 discapacitados que hasta ahora se ganaban la vida trabajando en los distintos quioscos de prensa gestionados por la Asociación en la capital, limpiando portales, atendiendo al público en los bares de dos centros sociales y en la tienda de golosinas de la estación de autobuses y en la zona de manipulados situada en dos naves de Cabanillas del Campo.
De acuerdo con la información facilitada por Félix Frutos, la menos mala de las noticias se produce en el terreno de las indemnizaciones que percibirán los despedidos, ya que han cosneguido pactar 35 días de indemnización por año trabajado con posibilidad de mejora por la venta de los activos que posee Aprodisfigu –naves, locales y vehículos, entre otros–. “En ese caso podríamos llegar hasta los 45 días por año trabajado”, cuenta esperanzado el responsable de la Federación de Servicios Públicos de UGT.
Cinco se quedan
Del Expediente que deberá ser aprobado por Trabajo sólo se ‘libran’ los tres trabajadores del centro de lavado del parking de Dávalos –con volumen de trabajo suficiente para mantenerse por sí solo– y los dos que atienden el punto de información del edificio de servicios múltiples situado junto a la Comisaría de Policía.
“Esta situación es muy dramática y frustrante, ya que todos los trabajadores que se quedan en la calle padecen distintas minusvalías físicas y psíquicas, lo que les coloca en una situación dificilísima a la hora de encontrar un nuevo empleo”, lamenta Frutos.