PUBLICADO EN EL PERIODICO "EL PAIS"

20.01.2012 14:55
Bizkaia y Álava asumen los costes de los nuevos dependientes moderados
Álava y Bizkaia han anunciado hoy que harán caso omiso a la moratoria de un año en la aplicación de la Ley de Dependencia aprobada por el Consejo de Ministros, una suspensión de un año del calendario de extensión de la norma que cierra la puerta a incorporar nuevos dependientes de grado moderado al sistema de ayudas.
Ambas diputaciones forales, gobernadas por PP y PNV respectivamente, pasarán a costear todas las ayudas, una financiación que hasta ahora han compartido con el Gobierno central. Este sí seguirá pagando las ayudas de los dependientes más graves y las de los dependientes moderados que ya están recibiéndolas. Desde la Diputación de Gipuzkoa explican que aún están estudiando esta cuestión por la complejidad técnica que conlleva.
La decisión de seguir adelante con la implantación de la Ley de Dependencia se produce en un momento en el que los problemas de recaudación están estrechando el margen de maniobra de los entes forales. Bizkaia, por ejemplo, señaló ayer que la asunción de los dependientes moderados por completo obligará a destinar 1,5 millones de euros más de los que estaban previstos inicialmente, ya que a los 2.000 dependientes del grado 1 nivel 2 que ya están recibiendo ayudas se estima que se incorporarán otros 1.800.
La diputada alavesa de Bienestar Social, Marta Alaña, ha explicado hoy en una rueda de prensa que la liquidación de 2011 para la prestación económica, la opción más demandada, será de 18,8 millones y ha señalado que en 2012 se han presupuestado 20,3 millones. En el caso de la ayuda a domicilio, se espera cerrar 2011 con 18,4 millones de gasto. Esta partida crecerá hasta los 20,2 millones. "No sabemos qué comportamiento vamos a tener este año", reconocía Alaña esta mañana. En 2011, Álava registró 547 solicitudes para evaluar el grado de dependencia.
El esfuerzo económico es considerable, porque el Gobierno asume la mitad de la financiación, según explican desde la Diputación de Bizkaia, pero permitirá a Euskadi seguir estando en el grupo de comunidades que encabezan la aplicación de la normativa. Y es que la Ley de Dependencia tiene un calendario incluido en el propio articulado del texto que establece que en 2011 los dependientes moderados tenían que empezar a recibir las ayudas. El País Vasco fue una de las pocas comunidades que cumplió con la ley, ya que hubo numerosas autonomías que anunciaron que aplazaban la inclusión de los dependientes moderados en el sistema de ayudas. En 2012 estaba previsto incorporar nuevos grados dentro del nivel de los moderados.
Hoy en día reciben las ayudas establecidas en Euskadi más de 6.000 personas con una dependencia moderada. Se trata de un grupo reducido de las más de 77.000 personas que en Euskadi tienen reconocida esta situación.