LA FALTA DE DIGNIDAD DE NUESTRAS ADMINISTRACIONES

02.12.2011 00:00
AE​RTE: Más de 5.000 dependientes pueden quedar desatendidos por impagos
Villena (Alicante), 1 dic (EFE).- Más de 5.000 alicantinos en situación de dependencia podrían quedarse sin atención profesional como consecuencia del cierre de las empresas que prestan servicios socio-sanitarios en la provincia de Alicante por la "deuda" de la Administración Pública con este sector.
Así se ha expresado hoy la gerente de la Asociación Empresarial de Residencias y Servicios a Personas Dependientes de la Comunitat Valenciana (AERTE), María José Mira, en un concentración celebrada en Villena, la cuarta consecutiva en la Comunitat, y que forma parte de los paros patronales convocados por la Federación Empresarial de Asistencia a la Dependencia (FED).
Mira ha afirmado que la situación de las empresas es "crítica" ante "los continuos retrasos" en los pagos por parte del Consell y los ayuntamientos, que "ya han generado una deuda de 75 millones de euros con empresas y trabajadores".
En la provincia de Alicante, los 36 centros vinculados a la patronal y las empresas que prestan Servicios de Ayuda a Domicilio (SAD) "soportarían unos 25 millones de euros" del total de la deuda, aunque el mayor problema es que "se carece de un calendario de pago" y de la garantía de que ese "agujero no se hará mayor en los próximos meses", según Mira.
En este sentido, fuentes de la asociación han asegurado que hay muchas empresas que ya no pueden pagar los sueldos ni la Seguridad Social, o que han tenido que empezar a abonar sólo el 50 % de las nóminas a los trabajadores, ante la necesidad de mantener en activo las instalaciones y los servicios a los dependientes que asisten.
Si no fuera así, según la citada entidad, "éstos quedarían abandonados y perderían un derecho adquirido por Ley como consecuencia de la inoperancia de la Administración Pública".
Además, Mira, junto con representantes de familiares y trabajadores, ha reclamado la atención especial sobre los centros que atienden a enfermos mentales y discapacitados en la Comunitat al "encontrarse en riesgo inminente de cierre", lo que supondría que "un millar de asistidos se quedarían en la calle antes de Navidad".
En concreto, la deuda con los centros que atienden a ese colectivo se cifra en cerca de trece millones de euros, con partidas sin abonar desde 2007, según fuentes de AERTE.
En el acto celebrado en Villena, Mira ha leído un comunicado en el que ha recordado que hay más de 6.000 familias en la provincia de Alicante que tienen una persona en situación de dependencia.
También ha expuesto que existen 36 centros y cerca de 3.000 trabajadores del sector vinculados a la patronal que desempeñan una labor social "indispensable y que no han dejado de realizarla, a pesar de la cuantiosa deuda por parte de la Generalitat".
"La deuda de la Administración ha llevado a estas empresas al borde de la quiebra por los impagos del Consell", ha denunciado.
Una deuda que asciende a "casi trece millones de euros sólo en lo referido a las personas con enfermedad mental y discapacidad en nuestra autonomía, superando ya lo 75 millones de euros si hablamos de todo el sector de la Comunitat", ha precisado.
Ha señalado que "si estos centros y empresas quiebran, quiebra también el sistema de atención socio-sanitaria, quiebra el Estado del Bienestar, quiebra la atención y rehabilitación a personas con trastornos mentales graves que necesitan esa atención y servicios, quiebra, en definitiva, el derecho a disfrutar de los mismos derechos básicos que otro ciudadano".
"Si las palabras no se convierten en hechos, el sector socio-sanitario entrará en una situación crítica que provocaría el cierre de 200 empresas, la pérdida de 13.000 puestos de trabajo y, lo que es más grave, que cerca de 25.000 familias, con uno o varios dependientes atendidos en esta red, perderían su derecho legal a la atención por su dependencia", ha advertido. EFE