CONVERSACION TELEFONICA CON EL JEFE DE GABINETE DE LA PRESIDENTA

15.11.2011 23:37
Hoy por fin, conseguí hablar con el Jefe de Gabinete de la Presidenta, D. Jose Luis Ortiz Grande. La conversación, a grandes rasgos, ha transcurrido de forma educada, como no podía ser de otra manera, pero desde mi punto de vista algo distante.
Le hemos requerido por el escrito remitido a la Presidenta, Dolores de Cospedal, sobre la solicitud de una reunión urgente. Nos ha reconocido que si ha tenido entrada, dicha solicitud, en presidencia el día cuatro del presente mes (adjuntamos en días anteriores el acuse de recibo en nuestra web).
En principio nos remitía a la Consejería de Sanidad y Asuntos Sociales. ante esto, le digo que no queremos esta reunión, entre otras razones, porque el Sr. Consejero, Ignacio echániz no quiere recibirnos. Me indica que quizás no haya podido y le vuelvo a reafirmar que no es que no haya podido, es que no ha querido, porque ni siquiera nos ha querido atender por teléfono en distintas ocasiones y que la única reunión es la que tuvimos a mediados de septiembre con, Dª Carmen Balfagón, Secretaria de Asuntos Sociales y que el Sr. García Ferrer, Director de Mayores y Dependientes, tras una conversación que mantuvo conmigo para dar solución a las acusaciones cruzadas que se estaban vertiendo en prensa, acordamos intentar reconducir la situación, sin embargo, al día siguiente se descuelga con unas manifestaciones fuera de lugar.
Me vuelve a intentar remitir a la Consejería de Sanidad y vuelvo a decirle que es con la Presidenta con la que queremos reunirnos. le muestro la honda preocupación por la situación de este colectivo y darle solución y me indica que este Gobierno también esta preocupado por dar la solución requerida, a lo que le contesto, que no dudo de ello pero que me permita indicarle que mas nos preocupa a nosotros porque somos los que estamos sufriendo los impagos..
Le solicito que necesitamos de nuestra Presidenta un gesto de acercamiento a este colectivo tan sensible y frágil, que necesitamos un brazo en el hombro, un "abrazo", un "gesto de cariño". por tanto reiteramos la necesidad de una reunión urgente.
Me comunica que no tiene la agenda delante y que hará las gestiones oportunas, ante lo que le pregunto en cuanto se traduce eso en tiempo, sin que me de una respuesta concreta, quedando en que se pondría en contacto conmigo cuando tuviera esa cita.
Creemos que, desde el cuatro de noviembre que tuvo entrada nuestro escrito, el tiempo dado ha sido suficiente, no obstante, en prueba de nuestra buena voluntad, vamos a dar diez días más. Si pasado ese plazo no hemos tenido una respuesta concreta volveremos a insistir hasta con seguir la reunión que por justicia, al igual que hizo con CERMI, nos corresponde.