1.200 personas dependientes de Guadalajara no reciben la prestación que tienen reconocida

11.01.2012 00:10
Fernando Lamata denuncia que los  recortes de Cospedal y Rajoy perjudican a los más débiles y destruyen mucho empleo en los servicios sociales
Tras seis meses de Gobierno regional del PP, hay 1.200 personas de Guadalajara con derecho reconocido a ser beneficiarias de la Ley de Dependencia, que no están recibiendo la prestación que les corresponde. La cifra se eleva a más de 17.000 personas en el conjunto de Castilla-La Mancha.
Estos datos han sido ofrecidos por Fernando Lamata, diputado regional del PSOE por Guadalajara, quien ha destacado que “detrás de esos números hay personas con discapacidad, personas mayores que no pueden valerse por sí mismas y personas y familias que deberían estar recibiendo unos servicios que la Ley les reconoce”.
Lamata, que ha vuelto a denunciar el retroceso de Castilla-La Mancha en la aplicación de la Ley de Dependencia desde que Cospedal tomó posesión como presidenta regional, se ha apoyado también en los datos del último dictamen oficial del IMSERSO, para demostrar que se está reduciendo el número de personas dependientes que reciben prestaciones en nuestra comunidad autónoma.
Según los datos del dictamen del IMSERSO, a 1 de enero de 2012 el número de beneficiarios atendidos con arreglo a la Ley de Dependencia en Castilla-La Mancha se ha reducido en 1.951 personas respecto a mayo de 2011. Sólo durante los dos últimos meses, el número de prestaciones reconocidas ha pasado de 54.356 a 52.174 en nuestra región.
Todos los demás parámetros de aplicación de la Ley de Dependencia se han reducido también en Castilla-La Mancha: hay 834 personas menos que en mayo de 2011 en plazas de atención residencial, mientras que el número de personas que reciben ayuda a domicilio se ha reducido en 554 respecto a mayo de 2011, al pasar de 6.348 a las 5.794 actuales.
La paralización de la Ley de Dependencia destruye empleo en Castilla-La Mancha.
Fernando Lamata ha indicado que a la paralización de la aplicación de la Ley de Dependencia en la región durante los últimos seis meses, se suma ahora la decisión del Gobierno de Rajoy, que va a retrasar durante un año la incorporación de nuevos beneficiarios a los derechos que reconoce esta Ley, criticando que estos recortes perjudican “precisamente las personas en  situación de mayor necesidad, las más débiles, que son las que deben tener la prioridad de los gobiernos en época de crisis”.
El parlamentario socialista ha recalcado que, además, “todos estos recortes sociales destruyen empleo” y ha cifrado en 700 los puestos de trabajo que se van a perder en Castilla-La Mancha como consecuencia de las decisiones que los gobiernos del PP están tomando en torno a la Ley de Dependencia. “Las plazas de residencia que no se ocupan, la ayuda a domicilio que se reduce, o los centros de día que no se utilizan, suponen 700 puestos de trabajo menos en Castilla-La Mancha y 65 empleos menos en Guadalajara”, ha dicho Lamata, quien ha recordado los 21.000 empleos que ya se han perdido en la región durante los últimos seis meses.